Tapestry Crochet





Tapestry Crochet

cubretazas tejido en tapestry crochet ganchillo para zurdos

Cubretazas realizado con la técnica de tapestry crochet

Es una técnica de crochet que utilizando medio punto permite realizar infinitos diseños de jacquard, pero al crochet.

Esta variante de tejido a ganchillo se caracteriza por utilizar dos o más hebras a la vez, y dado que las mismas no se cortan ni unen, el trabajo no sólo queda muy prolijo, sino que además es reversible como sucede con la técnica de Gobelino dentro del bordado. El secreto de este método reside en que mientras se teje con una hebra, las demás se esconden dentro del tejido hasta tener que cambiar de color.

Originariamente el tapestry crochet se confecciona con medio punto, pero también hay tejedores que utilizan media vareta y hasta vareta para sus creaciones.

Otra de sus características es que para su realización se pueden utilizar perfectamente gráficos de punto cruz, ya que con sólo reemplazar cada cuadrado del diagrama por un medio punto, el dibujo mantendrá sus proporciones. De este modo, las posibilidades de crear tanto motivos reales como abstractos se amplían enormemente.

Por la cantidad de hebras utilizadas el resultado final es de un tramado grueso, resistente y poco elástico que resulta ideal para la confección de sombreros, carteras, tapices, almohadones, cuencos, vasijas, tapetes y alfombras.

Esta técnica de tejido es típica en Guatemala, en donde sus varones tejedores realizan morrales, bolsos y sombreros que son famosos a nivel mundial.

Para que el diseño quede exactamente igual del derecho y del revés, al insertar la aguja, es necesario tomar ambas hebras del punto de base, de este modo, las hebras que no están en uso quedarán debidamente escondidas y el trabajo se verá idéntico de ambos lados.

Además, para que el tejido quede con una textura pareja, las hebras que estén escondidas no deben tironearse ni tensarse, como tampoco dejarlas flojas; ya que de hacerlo, el tejido se fruncirá o las hebras escondidas escaparán del medio punto y quedarán a la vista, restándole calidad al producto final. Del mismo modo, aún si por varias vueltas no se usara algún color, las hebras tendrán que mantenerse dentro del tejido, sin cortar ni unir, hasta que corresponda hacer el cambio de color. El momento del cambio de color es esencial para que el dibujo del diseño quede bien delimitado: el mismo se hace cuando nos quedan dos puntos en la aguja de crochet (a mitad del medio punto), cerrando el mismo con la hebra del nuevo color.

Una variante del tapestry crochet es tejer a varios colores dejando las hebras que no se están utilizando por fuera del tejido, generando un derecho y un revés como en la técnica del Petit Point en bordado. Esta modalidad es utilizada para tejer objetos en los que sólo estará a la vista el derecho del tejido (como tapices y fundas para almohadones), debido a que una vez terminado, su revés no estará a la vista.

Algunos tejedores tienen la habilidad, cuando el tejido es recto, de ejecutarlo siempre del derecho; para ello, cambian el modo de tomar el punto base: en una vuelta lo toman por delante y en la siguiente por detrás. Con ello eliminan la diferencia que tiene el medio punto entre derecho y revés.

¡Una interesante técnica para tener en cuenta a la hora de crear!

Se viene video tutorial…

Fer




Autor: Todos los derechos reservados.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *