Yarn Bombing o Urban Art





Yarn Bombing o Urban Art

yarn bombing o urban art en canadá

Bicicleta con yarn bombing o urban art en Canadá

Es la nueva y curiosa tendencia de expresión callejera que se ha instalado en cada ciudad para quedarse. Nació en el año 2005 de la aguja de Magda Sayeg en Houston, Texas, con la finalidad de llamar la atención de los habitantes del lugar, ponerle color al invierno, e incrementar las ventas de su tienda… Terminó decorando parte de la Muralla China, la Torre Eiffel, la Casa de la Opera en Sidney, y hasta algunas playas argentinas de Mar del Plata en un festival de música en 2010.

yarn bombing o urban art en abasto argentina

Poste del barrio de Abasto vestido al crochet

Foto tomada por mi hijo mayor en Abasto, Argentina.

Estos “graffitis de lana”, como han sido denominados, forman parte de una movida artística a nivel mundial que pone de manifiesto la necesidad de comunicación y expresión propia del ser humano, incorporando al arte callejero una actividad artesanal clásica como el tejido pero redefiniéndolo para cambiarle el diseño a las grandes ciudades. Lo que resulta llamativo es que estos grupos trabajan durante horas en estos proyectos sabiendo que sus obras no van a ser permanentes, sino que se irán lógicamente deteriorando a causa de la intemperie y la exposición pública.

Esta modalidad de arte urbano no sólo tiene como motivación sorprender a los transeúntes dándole un nuevo sentido a los objetos y lugares públicos intervenidos, sino que además, está siendo utilizado (al igual que su predecesor: el graffiti de los años ’90), para fines sociales más profundos y serios, como por ejemplo, la movida que se realizó en la Plaza Mayor de Lugo, España, a fines de 2012, como protesta contra la violencia de género.

Los “entusiastas del crochet” se multiplican exponencialmente sin dejar elemento a su paso sin tejer: desde los árboles, los bancos de plaza incluidos sus apoyabrazos, bicicletas, buzones, estatuas, automóviles, cabinas públicas, semáforos, juegos de té, y hasta un tanque de guerra; nada se salva en su camino, ya que todo es potencialmente “tejible” a sus ojos.

Un constructivo modo de hacerse notar, no???

Un especial agradecimiento a Silvina por haberme enviado la foto de la bicicleta sacada por ella misma en alguna calle de Canadá.

Fer




Autor: Todos los derechos reservados.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *